Fondo Cabecera Camara de Comercio Pereira
Logo Camara de Comercio Pereira
Fondo centro cabecera

De nuevo el reto del empleo en Pereira

Columna institucional de la Cámara de Comercio de Pereira  

Por Oscar Andrés Jiménez Orozco, Director de Investigaciones Socioeconómicas CCP 

Columna publicada en El Diario el lunes 4 de noviembre de 2019  

La semana pasada el DANE publicó los resultados de mercado laboral para el mes de septiembre, que en el caso de las áreas metropolitanas corresponde al trimestre Julio-septiembre. Por primera vez en lo que va del año la tasa de desempleo resultó mayor a la del mismo período del año anterior, al pasar de 8,3% en 2018 a 9,3% en 2019 y la ciudad pasó de ser la tercera con menor desempleo a la cuarta, superada por Bucaramanga.  

El resultado en materia de desempleo es apenas natural dado lo que se viene observando desde hace varios meses. La ocupación está descendiendo en Pereira, como en el resto de las ciudades colombianas, y el número de ocupados, que en mayo del año pasado había alcanzado el valor máximo histórico de 316 mil personas, en el último registro apenas se estimó en 290 mil, una pérdida de 22 mil puestos de trabajo frente al mismo trimestre del año anterior.  

La buena noticia en estos resultados ha sido la disminución de la tasa de informalidad, históricamente por encima del 48% y que en los últimos tres meses se ha ubicado apenas sobre 46%. Pero, tras esta mejoría no se encuentra una mayor creación de empleos formales, que apenas se mantienen en número frente al año anterior, sino en un menor número de ocupados informales en la ciudad.  

La reducción de 22 mil ocupados se presentó en todas las ramas de la economía, excepto en la construcción. Pero la actividad con mayor reducción en el número de ocupados es la de servicios sociales, personales y comunales, donde además de educación y salud, se encuentran todos los servicios personales y el trabajo doméstico, actividades que ocupan una porción importante de los trabajadores considerados informales y que se resienten bastante cuando la economía tiene coyunturas de baja actividad.  

Aunque la menor ocupación en la ciudad se está observando desde finales del año pasado, las tasas de desempleo no habían aumentado antes debido a la menor participación laboral de las personas, a pesar del impacto de la población migrante venezolana, que hemos estimado en alrededor de 2.500 personas por semestre. Las buenas condiciones de empleabilidad de los años 2016 y 2017 habían inducido a muchos pereiranos a ocuparse, sin que esto fuera su prioridad, y estos fueron los primeros dejaron de participar del mercado laboral en lo corrido de 2019. Sin embargo, desde mediados del año la participación parece haberse ajustado completamente a las condiciones de largo plazo de la ciudad.  

En diversos documentos y presentaciones hemos planteado cómo el reto actual de Pereira en materia de empleo ya no es la reducción del desempleo sino el incremento de la formalidad. La coyuntura actual plantea también la necesidad de mantener una ocupación alta, en niveles saludables para la economía local y que permita seguir mejorando tanto los ingresos como las brechas (de género, de edad, de nivel educativo), que habían posicionado a Pereira como una de las ciudades menos desiguales en materia de ocupación. Este será el primer y principal reto para los nuevos mandatarios.  

 
Regresar