Cámara de Comercio de Perira

EL ARTE DE PERDONAR

Columna publicada en el periódico El Diario del Otún el lunes 16 de noviembre de 2015.
 
Con motivo de los 12 años del atentado terrorista contra el Club El Nogal en Bogotá, la Fundación que lleva el mismo nombre, publicó un libro en el que recopila experiencias desde los jóvenes del país como aporte al proceso de reconciliación. "El arte de perdonar" es una muestra de lo que podemos lograr como sociedad civil organizada y corresponsable, con experiencias de perdón e inclusión, en las que las víctimas trascienden y logran dar ejemplo de actitud de construcción hacia la paz.

Hoy estamos ad portas del posconflicto en Colombia, gracias a un proceso que avanza en medio de quienes apoyan y de quienes se han convertido en obstinados contradictores, pero con la inminencia de poder vivir en unas condiciones diferentes y diría, nuevas, para quienes no conocemos nuestra sociedad sin actos violentos propios de un conflicto armado. Condiciones que nos exigen como sociedad, empezar a preparar el terreno para adaptarnos y permitir que efectivamente la reconciliación sea posible.

Por estos días hemos recordado momentos aciagos para nuestro país, como la toma del Palacio de Justicia y el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado. Tenemos la promesa de parte de las autoridades de no dejar en el olvido a las víctimas fatales ni a sus familias. Tenemos la esperanza viva de que habrá Justicia pero también tenemos que prepararnos como víctimas de esos hechos de terror, para perdonar, para generar cultura de reconciliación. Como señala uno de los apartes del libro en referencia: "transformar el perdón en reconciliación".

Los jóvenes, las nuevas generaciones, son la clave para empezar a generar esa cultura de reconciliación y es al lado de ellos que debemos también desde todos los sectores, empezar la transformación para aportar en la construcción de paz.

El debate sobre la inclusión y el trabajo hacia el posconflicto exigen de alianzas para unir esfuerzos alrededor de las víctimas. En Pereira estamos dando los primeros pasos y a través de programas de responsabilidad empresarial, en el caso de la Cámara de Comercio de Pereira, ejecutamos en 23 instituciones educativas de Risaralda, el programa de conciliación escolar "Tejiendo Paz". Esta es la oportunidad para hacer un llamado para que desde las aulas, desde el núcleo de familia, trabajemos en la cultura de la conciliación y reconciliación para seguir por el camino hacia la paz.

Hablar con los conciliadores escolares en Pereira es confirmar que es nuestra obligación construir cimientos para generar condiciones que ayuden a nuestros jóvenes a tener una nueva perspectiva frente a su papel en el logro de la convivencia. En los días recientes las mismas comunidades educativas de las instituciones que participan en "Tejiendo paz" han corroborado el aporte que ha tenido el programa en torno a la tolerancia ante las diferencias, el poder de la conciliación y la incidencia en las vidas de los estudiantes no sólo en sus colegios sino con sus vecinos y núcleos familiares. Esta es una invitación a trabajar desde nosotros en la conciliación, la reconciliación y el perdón.
 
Regresar