Cámara de Comercio de Perira

LA PEREIRA A LA QUE NO HEMOS LLEGADO

Mauricio Vega Lemus
@mauriciovegal
Publicado en el periódico El Diario del Otún

Cuando de tomar decisiones se trata, las estadísticas son base fundamental, pero también juega un papel importante la interpretación del entorno. Ponerle la dosis exacta de racionamiento y corazón es clave para que esas decisiones trasciendan y es lo que aún falta para poner a Pereira a tono con las exigencias mundiales.

Pereira Cómo Vamos acaba de entregar el informe de calidad de vida 2014 y dentro de sus conclusiones presenta un semáforo que indica en que vamos mejorando, que sigue igual y en que ha empeorado la ciudad desde las estadísticas entregadas por diferentes instituciones gubernamentales y sociales. Indicadores como el de pobreza y pobreza extrema son preocupantes, porque aunque Pereira esta por debajo de la media nacional, los dos indicadores aumentaron.

El mismo informe explica este aumento a la tasa de desempleo y la reducción de las remesas y para el caso del aumento de la pobreza extrema, incide la recepción de personas desplazadas desde otras regiones del país.

Baja cobertura en educación básica y media, aumento del embarazo adolescente, déficit de camas hospitalarias, disminución en la movilidad de pasajeros por parte del transporte público masivo, menor seguridad vial, menos espacio público, menos espacios verdes y menos buenos ciudadanos son indicadores que plantean los retos a asumir por parte de quienes desde ya manifiestan su intención de llevar las riendas de la ciudad. Son saldos en rojo que evidencian la deuda social que no nos ha permitido tener la Pereira que queremos.

Se están haciendo esfuerzos y no todos los indicativos son malos. El que se hable de una mayor cobertura en educación superior y en los regímenes subsidiado y contributivo de salud, así como menor déficit de vivienda, son indicativos de que algo se esta haciendo o de que lo que se esta haciendo surte efectos muy lentamente, pero es momento de ya no hablar mas de las cifras negativas que crecen sino de las mejores oportunidades para el desarrollo.

Necesitamos políticas que trasciendan gobiernos y que atiendan de manera contundente aspectos que ya causan desasosiego como las muertes violentas, los hurtos y lesiones personales debido a la violencia cotidiana que nos esta afectando pero también necesitamos que se defiendan los espacios propios de los ciudadanos en deporte, recreación y cultura.

Las estadísticas, los diagnósticos, los informes están disponibles, pero qué tan disponibles están las intenciones de mejorar lo que esta mal? Depende de todos aportar; no solo del gobierno, también los colectivos sociales y cada uno desde sus labores.
 
Regresar