Cámara de Comercio de Perira

2014 ¿EL AÑO DE LA PAZ?

Por: Mauricio Vegal Lemus
@MauricioVegaL

El avance en dos de los cinco puntos de la agenda de negociación entre Gobierno y Farc, nos ha llenado de optimismo de cara a lo que serán los debates de los próximos meses.

A solo horas de culminar el 2013, los balances en las negociaciones son muy positivos, aunque sin desconocer que traumáticos en algunos puntos del proceso. Fueron décadas las que el pueblo colombiano tuvo que esperar para evidenciar una negociación de paz seria, con todas las garantías del caso, donde existiera una real voluntad de parte de los grupos insurgentes.

Las oportunidades del país con el proceso son impresionantes. Con solo "desmontar el letrero de las Farc?, Colombia puede dar el salto hacia el desarrollo mundial y competir sin ningún temor con las grandes potencias del mundo.

Como alguna vez lo manifestó el presidente Juan Manuel Santos, lograr un acuerdo de paz generará que los recursos para la educación nacional se tripliquen y ni que hablar de la inversión extrajera directa, pues hoy son miles las empresas que solo esperan la consolidación del proceso para instalarse en nuestro territorio.

De llegar a un acuerdo, Risaralda jugará un papel fundamental en el denominado postconflicto, las opciones turísticas y empresariales son claras para lo que será la región en los próximos años. El potencial turístico es inmenso, permitir que aquellos turistas europeos puedan pisar suelo colombiano para disfrutar de nuestra biodiversidad de flora y fauna, sería la consolidación de Risaralda, el Eje Cafetero y Colombia como el destino preferido por excelencia.

La apuesta tiene que seguir direccionada a lograr un acuerdo concertado, las banderas del diálogo lideradas por el presidente Santos tendrán que continuar firmes en los próximos 12 meses con la premisa absoluta de lograr un acuerdo de paz histórico para el país.
Si se logra avanzar en el tercer punto de la agenda: drogas y narcotráfico, que iniciará este 13 de enero, estamos solo a pasos de lograr la paz tan anhelada por generaciones.

La mezquindad de aquellos enemigos de la paz tendrá que ser combatida con la unión de todo un país, buscando que las negociaciones sigan en la misma dirección del diálogo directo, serio, conciso y, sobre todo, con la verdad de por medio.
 
Regresar