Cámara de Comercio de Perira

EL DEPORTIVO PEREIRA: INSIGNIA DE LA CIUDAD

Por: Mauricio Vega Lemus
@MauricioVegaL

Lo que está sucediendo con el Deportivo Pereira, que es una insignia de la ciudad aún sin ganar nada importante, no puede pasar desapercibido. Que desaparezca el equipo puede verse como la consumación de la impotencia local para haberle dado cobijo a un equipo que hace vibrar los corazones de miles de personas en toda la región.

Recabando en la historia nos cuentan los conocedores que el Deportivo Pereira nació para evitar las grescas entre las barras de Vidriocol y Otún, y que fue idea del capitán de la policía Guillermo Gaviria, citar a los jugadores para que hicieran un solo equipo y acabar así con la rivalidad existente por aquellas épocas.

La importancia del equipo de nuestra tierra era tal, que en 1956 el presidente Rojas Pinilla llamó al alcalde Lázaro Nicholls y le dijo que destinara recursos para que el Pereira, que llevaba 2 años sin jugar, por razones como las actuales, volviera al campeonato. Esa apuesta tenía entre líneas bajar los ánimos políticos y seguramente evitar problemas de orden público, pero también mover la ciudadanía a través del fervor que siempre ha despertado el cuadro Matecaña.

Esos dos ejemplos demuestran la importancia que ha tenido nuestro equipo de fútbol a lo largo de los años. Ya en otra ocasión nos referíamos a que de acuerdo con los estudios socioeconómicos de la Cámara de Comercio, el solo hecho de tener el equipo en la categoría A le generaría a la ciudad un punto adicional en el empleo.

La pasión por el fútbol en el país hoy es evidente, alrededor de nuestra selección, y Pereira no es ajena a ello. El fervor de los seguidores y lo que despierta el fútbol en nuestra ciudad es para que tuviéramos un equipo de talla internacional.

La posición geoestratégica de Pereira también le viene bien al fútbol, obviamente evitando los desmanes de los desadaptados disfrazados de hinchas, pues con un equipo bueno, jugando al menos 10 partidos por torneo, tendríamos la casa llena, no sólo con los hinchas del Pereira sino con los visitantes que llegarían a la ciudad, lo cual impactaría de manera positiva la economía local, cada 8 o 15 días.

Pero si además ese buen equipo va a torneos internacionales, la economía de nuestra ciudad tendría movimientos adicionales y la imagen positiva de Pereira sería aún más visible, lo que representa beneficios adicionales de tener un Deportivo Pereira competitivo.

El fútbol es, sin duda, un gran espectáculo, pero además es altamente rentable. El Deportivo Pereira entonces se podría convertir en otro buen negocio de ciudad, como el Aeropuerto o el Terminal, negocios que no sólo cumplen su objetivo misional sino que irrigan la economía de la región.

Uno de los mejores escenarios deportivos que tiene el país es el Estadio Hernán Ramírez Villegas, construido con el civismo pereirano para que jugara allí el Deportivo Pereira. Esa joya de ciudad debería ser otra sala de encuentro de los ciudadanos alrededor de un espectáculo que debería dejarnos grandes dividendos, pero además, alegría, trabajo, civismo y reconocimiento internacional. Por eso resulta inverosímil que vayamos a quedarnos con uno de los mejores estadios del país y sin equipo para que lo habite.

Yo sinceramente espero que este punto de quiebre que se ha presentado en las últimas semanas con la decisión gubernamental de quitarle el reconocimiento deportivo, marque el inicio de una nueva gesta en la que ciudadanos de todos los sectores demostremos una vez más de lo que somos capaces cuando sabemos unirnos en torno a los grandes propósitos. Y por que no, como bien lo dice Alkilados: "no me quiero morir sin ver mi Depor campeón!!!?.

AL FINAL: Alentadoras las noticias que nos siguen llegando desde La Habana. Haber superado el segundo punto de la agenda nos renueva el optimismo en un desenlace favorable del más importante empeño que podemos tener los colombianos: una paz que nos haga libres y nos allane el camino para convertirnos definitivamente en un destino de clase mundial.
 
Regresar