Cámara de Comercio de Perira

INCOCO: EJEMPLO DE LO QUE SOMOS CAPACES

COLUMNA DE LA CÁMARA DE COMERCIO DE PEREIRA // Mauricio Vega Lemus

La semana anterior tuve la oportunidad de visitar una empresa de nuestra ciudad, que no sólo representa un sector muy destacado de la industria local, las confecciones, sino que es una muestra más del compromiso del empresariado con la región.


Cuando se habla de Incoco, Industria Colombiana de la Confección, no podemos desligarla de su tradicional marca comercial: Alberto Vo5, lo que nos hace recordar inmediatamente sus almacenes en la ciudad y en distintos lugares del país, sus comerciales, afiches, modelos, en general su material de comunicación con el consumidor final y por su puesto las prendas que un gran número de ciudadanos usamos.


Esta gran empresa fue constituida en la Cámara de Comercio el 20 de enero de 1972, con un capital de 1?300.000 mil pesos y las referencias que presentó fueron Paños Omnes, Coltepunto, Pantex y Enrique Millán y Cía Ltda.


Alberto Vallejo Sánchez, representante legal de la empresa en ese entonces, canceló por el registro mercantil de la nueva sociedad limitada colectiva y en comandita simple 679 pesos del año de su constitución.


41 años después, Incoco no sólo mantiene y promociona la gran marca que los ha hecho reconocidos a nivel nacional, sino que se convirtió en una de las más importantes generadoras de empleo de la región, en un sector que no ha sido ajeno a los grandes problemas económicos. Hoy tienen una nueva línea de ropa femenina y se han convertido, discretamente, en uno de los mas grandes productores de trajes de gala para hombre del país.


Bajo la presidencia de Doña Esperanza Campo y de la mano de su esposo, el doctor Arturo Alcántara, la empresa sigue generando un considerable número de empleos para la región, más de 1200, y continúa con sus exportaciones para unos nichos de mercado bastante especializados en Norteamérica a donde llegan sacos, pantalones y chalecos de esmoquin y frac.


La persistencia, el compromiso y la permanente innovación le ha permitido a esta gran industria local seguir creciendo, y de paso ayudar a mantener vigente la calidad de la confección de Pereiranos que ha sido reconocida a nivel internacional.


Y todos los éxitos los ha cosechado en medio de un ambiente de trabajo amable con los empleados, donde se les valora y respeta hasta el punto que muchos de ellos alcanzan los 30 años en la compañía. Respetando el medio ambiente. Actuando con compromiso social y bien conscientes de su responsabilidad empresarial en la región, como lo prueba la Escuela de Aprendizaje Sergio Arturo Alcántara Campo, que auspiciada por Incoco se convierte en un verdadero modelo en formación técnica pertinente y eficaz.


Mucho tiene que agradecerle la ciudad a una de sus empresas insignia, gerenciada con gran acierto en la actualidad por Julio César González. Y mucho tienen nuestros emprendedores que aprender de la experiencia de vida de unos empresarios que dejando la piel por sus anhelos y sin olvidar nunca la responsabilidad que les asiste, han sabido marcar la diferencia.
 
Regresar