Cámara de Comercio de Perira

EL PRIMER LADRILLO COMO SÍMBOLO DE UNIDAD

Por: Mauricio Vega Lemus
@MauricioVegaL

Lo sucedido el pasado jueves en Expofuturo, donde tuvimos como testigo de excepción al señor Presidente de la República, debe servirnos a los pereiranos para hacer un alto en el camino y entender que sólo con el concurso de todos podremos alcanzar las más altas metas en favor de nuestra ciudad.

La participación de más de 1000 ciudadanos el pasado jueves en la puesta del Primer Ladrillo, es una clara demostración de que unidos podemos lograr grandes propósitos.

Como nos lo enseñaron nuestros mayores, el civismo es una clara unión de voluntades cuyo fin es construir, con el aporte de todos, los grandes proyectos que requiere la ciudad, sin distingo de raza, credo, orientación política o cualquier diferencia.

El reflejo de la unión de voluntades se demuestra cuando los sueños de ciudad empiezan a convertirse en realidades, cuando se despejan los caminos y cuando esas iniciativas fluyen sin contratiempo.

Creo que como hace ya varias décadas y como lo hizo doña Lucía Marulanda al entregarle el Primer Ladrillo, como testimonio de nuestro civismo, al presidente Santos, es hora de empezar a escribir una nueva historia de ciudad.

Y esa historia podremos construirla poniendo como sombrilla los grandes propósitos de ciudad, que si existen las diferencias políticas, las vanidades personales y los proyectos particulares, estos no alcancen a mojar el corazón de la voluntad popular.

Nuestra ciudad y los proyectos de ciudad están por encima de cualquier consideración, y tienen como gran aliado el civismo de quienes aquí habitamos.

Mi invitación es entonces a que trabajemos por Pereira, que sigamos uniendo esfuerzos por los grandes proyectos y le demos vía libre a los propósitos que nos pondrán en la órbita de la competitividad, el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de quienes vivimos en esta gran ciudad.
 
Regresar