Cámara de Comercio de Perira

UNA APUESTA AL EMPLEO

Por: Mauricio Vega Lemus
@MauricioVegaL

El ejercicio conjunto propuesto por el Concejo de Pereira y la Asamblea departamental, el pasado jueves, sobre un tema tan crítico como el empleo en la región demuestra que esa es la gran apuesta que tenemos que hacer en Risaralda.

Y digo apuesta porque tenemos que jugárnosla toda para empezar a juntar los esfuerzos aislados y convertir la región en la mejor opción para la inversión.
No me cansaré de repetir, como lo hice en el recinto del Concejo ante los concejales y los diputados, que el sector privado es el que tiene que generar la riqueza y la labor del estado es la de generar las condiciones.

Que cada uno cumpla con esas obligaciones es el primer gran paso para empezar a atraer inversionistas que creen empresa y demanden mano de obra, que en la ciudad hay en cantidad y calidad.

En los años donde la economía creció de manera sostenida, al 4% anual en promedio, la tasa de desempleo bajó alrededor de 5 puntos, y es hacia allá donde debemos apuntar.

Con ese horizonte debemos empezar a actuar en el fortalecimiento de la educación, haciendo especial énfasis en el bilingüismo, para generar desarrollo económico y volvernos competitivos.

El encadenamiento de la agroindustria en productos como cafés especiales, plátano, mora, aguacate, entre otros, sumado a una ampliación de la frontera agrícola, serán decisivos en ese propósito.

Fortalecer la agencia de promoción de inversiones de Risaralda, Invest in Pereira y la Zona Franca será la puerta de entrada para las nuevas empresas industriales que se asienten en la región.

No menos importante en materia de infraestructura, los grandes proyectos de ciudad como el Centro de Convenciones, el Aeropuerto Matecaña, el Parque Temático de Flora y Fauna, como potenciadores del sector turístico, son grandes oportunidades para generar opciones laborales.

Como lo dije en el cabildo, los diagnósticos están hechos, el paso a seguir es ejecutarlos, teniendo en cuenta algo muy importante, darle las garantías a los empresarios actuales para que cuando lleguen las nuevas inversiones puedan competir en igualdad de condiciones.
Las cartas están echadas.
 
Regresar