Cámara de Comercio de Perira

SE BUSCA CULTURA CIUDADANA EN PEREIRA


Por: Mauricio Vega Lemus 

@MauricioVegaL 

Publicado en el periódico El Diario del Otún el lunes 30 de mayo 


Los ciudadanos tenemos deberes que en el caso de Pereira, estamos pasando por alto en lo que respecta al cuidado de nuestro entorno. 

Las comparaciones son odiosas pero si se trata de mejorar, son válidas y sí que vienen a lugar cuando por ejemplo nos referimos al cuidado y estricto cumplimiento de las normas de parte de los habitantes de Medellín, que no solo mantienen limpia su ciudad sino que hacen que los visitantes se sumen a esa cultura de cuidado y limpieza, llamándoles amablemente la atención cuando intentan siquiera botar un papel o consumir alimentos en el sistema del Metro.  

¿Y por qué el ejemplo? Porque en Pereira se inició desde la Empresa de Aseo una ardua campaña para limpiar los sitios álgidos conocidos por todos. Una campaña que no sólo se concentra en acabar con botaderos de basura a la vista de todos, sino también el embellecimiento de puentes, parques y zonas públicas que estaban en un completo abandono. 

Pero esa clase de acciones nunca serán suficientes si no contamos con la responsabilidad ciudadana de mantener las cosas en su sitio, de conservar limpios nuestros espacios. 

De nada ha servido que diariamente los escobitas hagan un esfuerzo por recoger toneladas de basura que se riegan en un lugar tan visible para propios y visitantes como el centro cultural Lucy Tejada. Pasar diariamente en la mañana por ese sitio, que es paso obligado para la mayoría, se convierte en una desagradable rutina, porque todos los días amanece lleno de basura regada por el andén. Los habitantes de calle hacen de las suyas y se convierte en un escenario deprimente. 

Pero como éste, son varios los ejemplos de espacios recuperados un día y al siguiente vuelven a estar al garete, todo porque no somos responsables con nuestro entorno. 

Los visitantes que llegan de ciudades donde el ritmo de vida no les permite disfrutar de su entorno, llegan a Pereira y hablan de las ventajas de que aquí todo quede cerca, de poder caminar sin sufrir de trancones y llegar a su sitio de encuentro fácilmente. Pero también es frecuente escucharles sobre la apariencia sucia de nuestro centro tradicional, de los olores que se perciben cuando caminan por la octava y se encuentran con puestos ambulantes de venta de frutas o comida y los residuos son botados sin el mínimo cuidado a la calle. 

Si la ciudad es nuestra, si somos de Pereira y le reconocemos como uno de los mejores sitios para vivir, ¿por qué no cumplir con nuestra tarea de quererla y mantenerla bien? Cultura ciudadana es lo que tenemos que trabajar y a las autoridades les queda la responsabilidad de hacer cumplir las normas. El comparendo ambiental es una herramienta. La sanción social es contundente y tiene que empezar a tomar fuerza para recordarle a los “desenamorados” de Pereira, que esta es ciudad de todos y que todos debemos respetarla y mantenerla limpia.  

 

 
Regresar