Cámara de Comercio de Perira

EL ARBITRAJE, UNA ALTERNATIVA EFICAZ DE JUSTICIA

Por: Mauricio Vega Lemus

@MauricioVegaL

Columna publicada en el periódico El Diario del Otun el 7 de marzo del 2016


La garantía de los derechos y la protección de los bienes de una comunidad es un asunto que debe llamarnos la atención, con el fin de acercar a todos los estratos sociales los lineamientos tradicionales de justicia.  

Desde 1989 se estableció en el país un mecanismo para descongestionar la justicia ordinaria, ofreciendo respuestas de manera efectiva a través de la solución alterna de conflictos. El arbitraje surgió entonces como un instrumento exitoso, pues mientras un proceso judicial tradicional tarda normalmente entre 10 y 20 años, uno arbitral tiene una duración máxima de 2 años.  

Esta solución no es sinónimo de privatización de la justicia, se constituye en un instrumento de confianza para poner en manos de los Centros de Arbitaje y Conciliación de las cámaras de comercio, procesos y asuntos especializados que un grupo de abogados inscritos, profesionales capaces  y con suficiente recorrido, podrán adelantar y resolverlos hasta el final, para garantizar la efectividad de los derechos de quienes son parte en los mismos. 

Para acceder a este servicio es necesario que los ciudadanos, empresarios y representantes de las entidades públicas establezcan en sus contratos y en los documentos que utilicen para la formalidad de sus relaciones jurídicas, una cláusula que los obligue a someter sus dificultades al imperio de la justicia arbitral que funciona en el centro de arbitraje de la Cámara de Comercio de Pereira. 

En medio del panorama actual de conciliación para el postconflicto, cada uno puede aportar su grano de arena en el proceso que se construye. También desde el sector empresarial y comercial, se pueden abrir espacios de solución alterna de conflictos, este es uno de los aportes trascendentales, de ahí que esta sea una invitación también para que las empresas privadas incluyan en sus contratos la cláusula compromisoria y con ello hacer uso del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Pereira. 

Los instrumentos existen y son ejecutables, es momento que las voluntades se unan y que la sociedad entienda que un método de este tipo es una alternativa eficiente, que le permite a las partes interesadas, solucionar rápida y directamente las diferencias existentes.

 
Regresar