Cámara de Comercio de Perira

UN LÍDER DE QUILATES

Por: Mauricio Vega Lemus
@mauriciovegal
Publicado en el periódico El Diario del Otun
 
A través de su historia, nuestra capital se ha caracterizado por contar con grandes personalidades, que han trabajado incansablemente por hacer de Risaralda un mejor lugar para vivir.

Un ejemplo claro de esas ilustres de nuestra tierra es el doctor Fernando Agudelo Velasco, presidente del Comité Intergremial de Risaralda, quien recientemente fue condecorado por Fenalco con el Botón Mérito Comercial y que en el 2011 también recibió por parte de la Cámara de Comercio de Pereira la medalla Honor al Mérito Cívico.

Agudelo, un pereirano de raza y con mucho amor propio, ha defendido a capa y espada sus convicciones, a pesar de las presiones externas de políticos y administraciones locales, ha sabido mantenerse firme y vigente, siempre con la premisa de que Pereira tiene que ser la mejor ciudad del Eje Cafetero.

Hoy las nuevas generaciones deben conocer el legado de Fernando Agudelo, un ciudadano que ha ocupado en el sector público dignidades tan importantes como la de gerencia de las Empresas Públicas de Pereira, contralor municipal, secretario de Gobierno de Pereira y concejal de la ciudad durante tres períodos, demostrando allí el más alto grado de compromiso con el desarrollo económico, social y cívico de la ciudad.

Desde el sector gremial ha ocupado importantes cargos en Fenalco, Risaralda Ética, la Cámara de Comercio de Pereira y el Comité Intergremial, entre otras instituciones.
Hoy los gremios de la ciudad tienen un inigualable representante que ha jugado y, estoy seguro, jugará un papel fundamental en la consolidación y desarrollo de las grandes obras que se construyen en la ciudad, un abanderado que tiene como filosofía de vida el orden, sacrificio y mucho trabajo para lograr los objetivos, por lejanos que estos parezcan.

El ejemplo de vida de Fernando Agudelo debe servirnos como referente para proteger esa sociedad que hoy pareciera sin liderazgo, transparencia, compromiso y sobre todo trabajo articulado entre las instituciones.

Por mi parte, cada día me siento más orgulloso de haber sido hace ya varios años uno de sus primeros "ahijados? en esta apasionante actividad gremial, y de ver como aún hoy conserva intacto su amor por Pereira y sentido de la responsabilidad que lo han convertido ya, por derecho propio, en el decano del sector privado en nuestra ciudad..
 
Regresar