Cámara de Comercio de Perira

BILINGUISMO, URGENTE NECESIDAD

Por Mauricio Vega Lemus
@mauriciovegal
Publicado en el Periódico La Tarde

Hace un par de años en una noticia publicada en el periódico el Colombiano se afirmaba que sólo el 1% de los colombianos hablaba inglés. En 2012 Eafit presentó un Estudio donde Colombia, entre 44 países, ocupaba el puesto 41 en el manejo de inglés en niveles avanzados, y según un artículo del portal Universia, de diciembre de 2012 Colombia presenta el nivel de inglés más bajo en Latinoamérica.

Con esos indicadores, el panorama de competitividad del país en términos del recurso humano, seguramente no es el más atractivo, sin embargo, y eso hay que abonárselo a las distintas instituciones, se ha empezado a cerrar la brecha.

Aunque los esfuerzos para acortar esta distancia son evidentes, el entorno de nuestra realidad económica y de competitividad nos exige ser mucho más contundentes para lograrlo, pues los TLC ya están firmados y la inversión extranjera directa en los últimos años ha empezado a fluir como nunca antes.

No hay escenario en donde estén presentes negociadores internacionales o representaciones diplomáticas en el que se deje de tocar el tema del bilingüismo como pilar fundamental para el buen desarrollo de acuerdos comerciales y decisiones de inversión.

Lo vivimos esta semana con la visita del agregado comercial de la Embajada de los Estados Unidos y la directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, quienes volvieron a ser insistentes en el tema del bilingüismo.

Y cuando hablan de bilingüismo no es sólo para los altos cargos directivos, es para el común de los ciudadanos. Por ello es altamente destacable el empeño de instituciones como el SENA que ha traído 105 voluntarios de diferentes países para reforzar el proceso de aprendizaje del inglés.

El Programa Ispeak es otro importante esfuerzo para certificar personas en el idioma inglés, y a nivel local ha habido algunos intentos importantes desde las instituciones públicas, privadas y la academia donde cada vez más están comprometidos exigiendo el segundo idioma como requisito en el pregrado.

Ojalá que una de las metas de nuestra ciudad fuera que en 10 años, todos los estudiantes que terminen el bachillerato supieran inglés, esa sería, posiblemente la mayor ventaja comparativa que podríamos mostrar ante el mundo: una próxima generación completamente bilingüe sin importar el estrato socioeconómico.
 
Regresar