Cámara de Comercio de Perira

CON EMBAJADOR EN WASHINGTON

Por Mauricio Vega Lemus
@mauriciovegal

La semana que empieza deja temporalmente el país y su querida Pereira, Luis Carlos Villegas Echeverry, para continuar prestándole grandes servicios al país, como ha sido su costumbre, tanto en el sector público como en el sector privado.

Las premuras del tiempo y la necesaria presencia para el país del Dr. Villegas en Washington, así como su agitado año en el que debió asumir, adicional a su cargo en la Andi, la mayor responsabilidad de los últimos tiempos: el proceso de paz en La Habana, nos han impedido concretar el homenaje cívico que la Cámara de Comercio de Pereira le quería hacer, pero que sigue en pie para cuando haya ese espacio el día de mañana y poder exaltar así su titánica labor por el país, pero en especial por su ciudad natal.

Por eso hoy estas líneas están destinadas a decirle gracias, doctor Villegas. No lo podemos dejar ir sin expresarle nuestra gratitud por todo lo que ha hecho por la ciudad de una manera silenciosa y desinteresada. No hay proyecto realizado por el Estado o por grandes empresarios en Risaralda, en el que Luis Carlos Villegas no haya tenido algo que ver de manera importante.

Su última gran causa, antes de tomar la decisión de retirarse de la Andi y emprender este reto en la embajada de Colombia en Washington, fue un empeño casi testarudo: realizar la Asamblea Nacional de la Andi en nuestra ciudad. Un logro que le permitió a Pereira entrar en el radar de los destinos de eventos y convenciones a nivel mundial y nos obligó a demostrarle a todo el país que esta ciudad y sus ciudadanos somos capaces de sacar adelante los mayores propósitos cuando sabemos ponernos de acuerdo. Muchos reconocimientos circularon por la ciudad en aquellos días, pero lo cierto es que el único de ellos debe ser para Luis Carlos por habernos permitido realizar ese evento aquí.

Como no reconocer también sus gestiones para viabilizar proyectos como el Centro Multipropósito de la UTP, sus gestiones por Aeromatecaña, la Autopista del Café y el Parque Temático, o cómo no recordar esos grandes servicios a la región en el proceso de reconstrucción luego del terremoto de 1999.

Su capacidad y profesionalismo han quedado estampados en su paso por la Andi, entidad a la que le imprimió una gran dinámica que la convirtió en un gremio multisectorial, del que hoy se benefician empresarios de los más diversos sectores de la economía nacional. Aún y con todas esas responsabilidades al frente de uno de los más importantes motores económicos del país, se convirtió en el representante del sector privado en el proceso de paz, demostrando el más alto compromiso con su país y un valor civil a toda prueba.

Con Luis Carlos también se nos va Carmela, su gran coequipera, una mujer que no sólo lo sigue de cerca sino que ha sido participativa en todos los escenarios de la ciudad y ha ejercido, con lujo de competencias y un civismo ejemplar, la representación del Presidente de la Republica en la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Pereira. Mucha responsabilidad tiene Carmela en la concreción de los recursos que el Gobierno Nacional ha destinado para la construcción de nuestro sueño de tener el mejor Centro de Convenciones en Pereira. Para ella va también todo el afecto y gratitud de los ciudadanos.

Doctor Villegas: nos ha demostrado que siempre está primero Pereira y eso se ve reflejado en que aún trabajando fuera de la ciudad nunca ha cambiado su lugar de residencia y en todos los eventos o iniciativas cívicas a las que lo han invitado ha respondido afirmativamente desde sus posibilidades. Ha sido un ejemplo para todos nosotros. Por ello le deseamos buen viento y buena mar en la tarea que le ha propuesto realizar el Presidente Santos y de la que estamos seguros será nuevamente la más provechosa para los intereses del país. No podríamos tener un mejor Embajador en los Estados Unidos, en un momento tan crucial de la historia de Colombia, donde confluyen tanto el aprovechamiento integral de las posibilidades que se nos abrieron con el TLC, como el nuevo horizonte que se le abre al país con un proceso de paz que esperamos termine exitosamente.

Finalmente debo decir que los esperamos de regreso. En ustedes tiene Pereira sin duda a unos de sus mejores hijos y esta ciudad requiere de sus mejores ciudadanos para poder salir adelante.
 
Regresar