Cámara de Comercio de Perira

REGULAR BALANCE DE LA ECONOMÍA LOCAL

Por: Mauricio Vega Lemus
@MauricioVegaL

Los resultados de la economía risaraldense en el primer semestre finalmente no fueron tan buenos como se esperaba. En ello tuvieron que ver mucho dos temas puntuales: el paro cafetero de principios de año y la caída de las exportaciones, que disminuyeron en un 22%, equivalente a U$S65.4 millones de dólares menos que el año anterior y que se vio reflejada en la oferta de la industria manufacturera que presentó un crecimiento negativo de 1.4%.

Triste es ver como los esfuerzos hechos por los empresarios se dilatan, por agentes externos al negocio, especialmente por aquellos que han adoptado una postura radical que solo beneficia a propósitos más personalistas.

Sin embargo, no se puede desconocer que hay que reencauzar y tomar decisiones que contribuyan a mejorar las condiciones socioeconómicas de nuestros campesinos, especialmente, porque allí está la clave para mantener los niveles de seguridad de nuestro territorio.

En cuanto a las exportaciones, el tema Venezuela sigue siendo altamente crítico, pues hacia allá se dejaron de llevar productos principalmente por los temores a la falta de pago y a la inestabilidad de su gobierno frente al manejo de las relaciones comerciales con otros países. 

Hay que destacar eso sí el Plan de Impulso a la Productividad y Empleo del gobierno nacional, una apuesta muy importante que movilizará el empleo y que esperamos todos, con mucha expectativa, contribuya a alcanzar las metas de crecimiento planteadas a nivel nacional y regional.

En cuanto al Departamento y su capital Pereira, se requiere mayor inversión pública, pero además retomar la ruta de la competitividad que nos puso en el primer lugar del Doing Business en el 2008, allí dimos el primer paso, mostramos el camino pero nos dejamos sobrepasar por otras regiones que hoy ya aparecen en el radar de los inversionistas.

El gran trabajo que realiza Invest in Pereira, promocionando la ciudad y la región en el mundo entero debe estar acompañado de unas mejores condiciones para los inversionistas, pues si bien la tarea ha dado muy buenos frutos hasta ahora, seguramente volver al primer lugar, donde es más fácil hacer negocios, nos abrirá más opciones para atraer inversión y generar empleos.

Y si lo hacemos, el rezago socioeconómico y competitivo del Departamento, de crecer por debajo de la economía nacional, se empezará a reducir.

Muy a pesar de las cifras, incluso de bajar nuestra expectativa de crecimiento económico en Risaralda de 3.8% a 3.5%, el compromiso y vitalidad de nuestros empresarios sigue latente. No quiere ello decir que estemos conformes pero si queremos ser prudentes en no generar falsas expectativas, sobre todo cuando estamos adportas de un año electoral, en medio de un difícil pero necesario proceso de paz.
 
Regresar