Fondo Cabecera Camara de Comercio Pereira
Logo Camara de Comercio Pereira
Fondo centro cabecera

SÍ HAY ARMAS PARA COMBATIR LOS MALES DE NUESTRA SOCIEDAD

Por Mauricio Vega Lemus
@MauricioVegaL

En una sociedad con los valores invertidos, donde el altruismo se desdibuja por el dinero, existen pocas alternativas de cambio. Sin embargo, contamos con dos poderosas fuerzas que permitirán que, a mediano o largo plazo, se cultive otra mentalidad: la cultura y el deporte.

Fue muy grato para mí ver cómo se llenaba el auditorio de la Cámara de Comercio de Pereira la semana pasada, cuando realizábamos el homenaje a Pedro Morales Pino, un músico y compositor, un genio que fue capaz de llevar nuestra música más allá de las fronteras.

Viendo bailar a los niños y jóvenes de los grupos de danza al son de la música andina colombiana, comprendí que, a diferencia de lo que se cree, no es que a la mayoría gente no le guste la cultura, si no que en muchos casos no han tenido el privilegio de ser tocados por ella. Claro está que la cultura no comprende sólo las manifestaciones tradicionales de un pueblo, sino además todas las artes como la pintura, la escultura, la música y la literatura, por mencionar algunas.

Me llené entonces de fe al ver que lo único que hace falta para que la gente disfrute de la cultura es el contacto con ella. Los niños la viven, la gozan. Manifiestan su creatividad a través de las diferentes artes que les enseñan. El gusto por ella es innato, pero solo el estímulo constante hará que los niños, a medida que se desarrollan, sigan apreciándola.

Para la Real Academia de la Lengua, una de las definiciones de cultura es "conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico?. Cultura es entonces lo que necesitamos hoy. La creatividad que se desarrolla a partir de su práctica, de la apreciación de sus manifestaciones, será la única herramienta que le servirá a estos niños para que, cuando crezcan, puedan innovar en sus negocios.

El deporte, por otro lado, también desarrolla las destrezas necesarias para vivir en sociedad. Además contiene muchas de las claves del éxito que uno requiere para salir adelante, tales como la competencia sana, el trabajo en equipo, la disciplina, la resiliencia y la persistencia, sin contar, por supuesto, todos los beneficios físicos que implica practicar uno. Esto viviéndolo como se debe, y no con ese fanatismo destructivo que no tiene ningún sentido. En el deporte, como en la vida, solo se gana de una manera: siendo el mejor. Y para ello se debe entrenar sin descanso.

Hay dos armas entonces que nos permiten luchar contra los males que aquejan nuestra sociedad. Fomentar su práctica es responsabilidad no sólo de los padres de familia, sino de la sociedad entera, procurando que se generen espacios y se acoja a aquellos que desean desarrollar estas habilidades.

Nosotros en la Cámara de Comercio traemos continuamente expresiones culturales que van desde el cine hasta la literatura, pasando por la música y el teatro. Gracias a esto hemos tenido importantes escritores como William Ospina, o intelectuales e historiadores como Carlos Gaviria y Diana Uribe.

Y la verdad sea dicha: Es tan importante para la ciudad desarrollar la infraestructura que necesitamos para mejorar la competitividad, como edificar la mente y los cuerpos de nuestros jóvenes, para que con creatividad puedan innovar y desarrollar las industrias del mañana sobre las buenas bases que les estamos construyendo.
 
Regresar