• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

NO MÁS, OTRA VEZ CONTUNDENTE

Por: Eric Duport Jaramillo

Un 6 como ayer, pero de febrero de 2008, de manera avasalladora le dijimos a las FARC no más secuestros, no más infamia, no más mentiras.

Aún estaban vivos sus intransigentes comandantes: Reyes, el primero en caer pocos días después de los gritos de libertad de los colombianos, Marulanda el mito, otros altos mandos de esa banda delincuencial, hasta las dos últimas grandes bajas, Jojoy y Cano, quienes allá en lo profundo de sus cambuches oyeron el clamor del pueblo y se hicieron los sordos.

Creo que en los anales de nuestra joven historia una marcha como la del 6 de febrero de 2008 se vaya a repetir , pero de lo que si estoy seguro es que las demandas de los marchantes de ayer habrán llegado hasta la madriguera del nuevo comandante, así utilice los mismos tapones que usaron sus antecesores.

¿Qué faltará para que entiendan que su estrategia fracasó? ¿Qué faltará para que se den cuenta de que son una minoría que no tiene poder de negociación salvo si se entregan? ¿Qué faltará para que así como otros lo hicieran, por las vías de la democracia, inicien un proceso de legalidad y dejen de lado las matanzas de civiles y de inocentes?

El asesinato de los policías hace pocos días rememora la sevicia con que atacan indefensos y demuestra más su egoísmo y arrogancia frente a las familias de los inocentes, que ellos se han encargado de convertir en escudo para seguir martirizando al país.

Nunca antes como ahora, quienes se autoproclaman ejército del pueblo, habían encontrado entre los pobladores y ciudadanos de bien tanto repudio y tanto rechazo, pero mucho más de la comunidad internacional, que ahora los tiene catalogados como terroristas, porque sus hechos no demuestran nada que los descalifique como tal.

Hoy los Colombianos le volvimos a decir no a las FARC como se lo hemos dicho siempre, pues sus métodos lo único que producen es rechazo, pero además a todos los que utilizan las vías de hecho para alcanzar objetivos de poder financiero, político o de cualquier índole.

Ya ETA en una declaración de hace pocos meses ha renunciado a su actividad terrorista y ha anunciado públicamente que sus acciones violentas no las volverán a sentir los españoles.

Ojala que el ejemplo de la banda vasca no llegue a las FARC o a cualquier grupo armado que utiliza esos métodos salvajes, siglos después como llegó la civilización.

Yo creo que no es muy difícil tomar la decisión de desmovilizarse, mucho más fácil la de entregar a todos los secuestrados. ¿O será que las telenovelas transmitidas en directo desde la selva perdieron rating?

 

 
Regresar