• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

DEBATIR SIN PARAR

Por Eric Duport Jaramillo
Nuevamente nuestra Universidad se va a paro dejando en el limbo y la incertidumbre a miles de estudiantes cuyo único propósito es el de alcanzar su título universitario para salir a competir y a labrarse un futuro con su cartón en la mano.
La universidad pública como un lugar para el conocimiento, pero en especial para garantizar la educación de los ciudadanos tal y como lo consagra la Constitución, lo único que NO debería hacer es parar las actividades.
Ese centro de pensamiento, investigación, conocimiento, cultura, sabiduría y debate debería siempre estar abierto para el buen uso y disfrute de todos quienes quieren alcanzar una meta intelectual.
Es en ese lugar donde caben las ideologías y las diferencias de pensamiento, pero lo que no debería suceder es que se afecte a la comunidad estudiantil y a terceros por alcanzar unos propósitos, que muchas veces son de corte particular, yendo en contravía del derecho a la educación.
Se han puesto a pensar quienes mantienen el paro ¿cuánto le cuesta a los becarios, a los estudiantes de otros lugares o a un padre de familia el postergar la graduación de su hijo por cuenta de un paro?
¿Cuánto dejan de percibir los transportadores y quienes tienen negocios alrededor del Alma Mater, por cuenta de la falta de estudiantes que están, la gran mayoría de ellos en sus casas esperando regresar a la normalidad académica?
Estar o no de acuerdo no debe llevar a acciones extremas que afectan a quienes no comparten otras tesis. Las ideologías no pueden estar por encima del bien común, y si de imponer una tesis o una idea se trata, hay mecanismos democráticos y participativos como el diálogo para alcanzar acuerdos, sin llegar a instancias de presión que no contribuyen a nada distinto que a afectar, en este caso, solo a quienes su interés es terminar su carrera.
Me parece que hay otras formas de sensibilizar y expresar los desacuerdos para llegar a una negociación que favorezca los propósitos y los estudiantes que adelantan el paro han dado un claro ejemplo de cómo hacerse notar como el evento simbólico de la plaza de la maratón de besos.
Allí demostraron que a través de ese tipo de puestas en escena donde la alegría, el espíritu rebelde y las ideas innovadores se convierten en formas claras y contundentes de llamar la atención, seguramente conseguirán más adeptos para su causa, pero mientras estas acciones no estén lejanas de las vías de presión, seguramente seguirán siendo vistos como simples ideólogos revoltosos.
  
 
Regresar