• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

REGIÓN EJE CAFETERO

Por: Eric Duport Jaramillo

Los meses anteriores han sido de gran actividad en el tema del ordenamiento territorial a nivel nacional. Siguiendo el ejemplo de los departamento del norte que formalizaron la Región Caribe a través de una papeleta en las pasadas elecciones, los departamentos del pacífico que formalizaron a través de documento la creación de la Región del mismo nombre, nuestros gobernadores de los departamentos cafeteros hicieron lo propio al declarar la Región Eje Cafetero.

No pasan de ser expresiones claras y concretas de los departamentos que buscan presionar al gobierno nacional y al congreso para que legislen sobre un tema desarrollado desde la constitución del 91 y que existe en muchos otros países del mundo como es el tema de las regiones desde el ordenamiento territorial. En los casos descritos, movidos por similitudes culturales, geográficas y económicas que permiten identificarse y distinguirse como región ante el gobierno nacional.

Yendo a la práctica, el gobierno ha enviado un mensaje claro y contundente a los departamentos sobre la priorización de proyectos que sean presentados por dos o más departamentos, entendido esto, como presentados por una región. No se trata de una región definida de forma político-administrativa, se trata de privilegiar en la asignación de recursos del fondo de regalías a proyectos de interés regional sobre proyectos de carácter local.

Hace bien el gobierno en poner esa regla de juego, que es clara y permite una primera aproximación a lo que puede ser el desarrollo de la legislación en materia de ordenamiento territorial.

Como Eje Cafetero hemos dado pasos muy importantes, tan solo 3 semanas después de la posesión del Presidente Santos, seguimos claramente sus instrucciones y con el liderazgo de la ANDI, las Cámaras de Comercio y las secretarías de planeación de la región, construimos la Agenda Malabar.

No fue un saludo a la bandera como muchos pensaban; se trató de la identificación de proyectos de impacto transversal a las tres regiones que se plasmaron en fichas técnicas y se enviaron al DNP y hoy están consignadas en el Plan Nacional de Desarrollo. Muestra clara de que el gobierno nos está viendo como una región.

Lo anterior no se opone a que como Eje Cafetero miremos para los lados en la necesidad de buscar proyectos concretos con nuestros departamentos vecinos. Con Antioquia existe una clara necesidad de mejorar nuestra infraestructura vial y la gran posibilidad de desarrollar y jalonar, conjuntamente con el Chocó, los puertos de Tribugá en el pacífico y de Urabá en el atlántico, y generar un corredor, tal vez por vía férrea, para mejorar la oferta saturada y costosa del canal de Panamá.

Con el Valle del Cauca, con quien tenemos una proximidad estratégica, tenemos igualmente que propender por el fortalecimiento y mejoramiento de la infraestructura portuaria de Buenaventura, de las vías que nos unen con el Valle que hoy se empiezan a quedar estrechas y de la promoción turística conjunta a partir de la declaración del Paisaje Cafetero como patrimonio cultural de la humanidad.

Ni que decir del Chocó, con quien compartimos gran parte de nuestro territorio de montaña y de biodiversidad y donde no se han descubierto siquiera las riquezas infinitas que podemos ofrecerle a la humanidad.

El Eje Cafetero como región ya tuvo un excelente inicio y esperamos seguir construyendo sobre esas posibilidades de la mano de nuestros gobernantes y congresistas, pero no podemos olvidar que somos una región pequeña y que a nuestro alrededor existen departamentos importantes con quienes compartimos fortalezas que tenemos que saber aprovechar en beneficio del país y de nuestros pueblos.
 
 
Regresar