• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

NO SÓLO POR LA COYUNTURA

Por: Eric Duport Jaramillo
 
Debemos seguir insistiendo en que si se hacen las cosas con plan y programación seguramente mantendremos una ciudad a la altura y las inversiones en mantenimiento y mejoramiento no tendrán que ser tan grandes.

Sin duda la coyuntura de ser sedes del mundial Sub 20 nos lo ha demostrado con creces y nos ha enseñado que habernos adelantado en materia de infraestructura, transporte, servicios públicos, hoteleros y comerciales, nos ha dado grandes ventajas comparativas.

Sin embargo nos demuestra que haber dejado deteriorar otras infraestructuras nos ha hecho correr para poder tener lista nuestra ciudad y mostrarla al mundo con orgullo.

La pregunta es por qué no se puede hacer un plan de mantenimiento de fachadas, limpieza de puentes y estatuas, de plazas y parques, así como ir pintando de acuerdo con un buen cronograma las vías de la ciudad.

Me parece que el sólo hecho de tener las vías pintadas, es decir con señalización visible, genera una muy buena impresión, da aspecto de organización y cuidado y, de paso, hace sentir a la gente segura.

La ciudad adornada con las banderas de los equipos, también le dan un toque distinto, igual que cuando en la casa o en la oficina se cambian las flores o se rotan los cuadros para cambiar el ambiente, eso debería ser un propósito permanente, como las vías pintadas, los parques y calles limpios y los andenes dispuestos para los transeúntes.

Recoger los perros callejeros también podría hacer parte de ese plan y no exclusivamente de la coyuntura.

Hay pequeños detalles que hacen la diferencia y que con una buena programación podrán convertirse en elementos diferenciadores que le permitan a las personas sentirse cada vez más responsable del cuidado de lo que va viendo cambiar para bien.

Esas son inversiones que si se hacen de manera programada y planeada ofrecerán a los ciudadanos mejores condiciones, pero además le generarán un gran sentido de pertenencia, pues cuando la casa está bonita y bien arreglada es más fácil cuidarla, pero cuando se empieza a ver nuevamente deteriorada esa lógica ciudadana cambia.

Aprovechemos toda esta inversión, hecha  al calor de un evento, en el que le mostraremos al mundo nuestra mejor gala, pero no olvidemos mantenerla linda también para nosotros. Tenemos que cambiar esa idea de que los bueno es sólo para ocasiones especiales.
 

 
Regresar