• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

MINJUSTICIA: UN GRAN RETO

Por: Eric Duport Jaramillo

La Ley 1444 de mayo del 2011 le devolvió al gobierno nacional y a los colombianos la posibilidad de tener nuevamente un Ministerio de Justicia, tal como existió hasta el año 2002 cuando con la ley 790 se fusionaron el ministerio de Justicia y el del Interior o de Gobierno.

El espíritu de aquella Ley de 2002 tuvo como fin apretar el cinturón y tener un Estado más eficiente y como lo decía la exposición de motivos evitar la duplicidad de funciones, pero además reducirle gastos importantes al erario y en últimas luchar contra la politiquería y la corrupción.

Muchas fueron las discusiones y aunque el último ministro del Interior y de Justicia, del anterior gobierno, Fabio Valencia Cossio aceptó la necesidad de escindirlos nuevamente, sólo con la llegada del nuevo gobierno esta iniciativa tomo alas y hoy nos preparamos nuevamente a tener 16 carteras.

Todos nos preguntamos entonces si aquella política de reducción del Estado fracasó. Y las respuestas seguirán tan encontradas como cuando se fusionaron, pues hoy con las grandes dificultades que tiene la administración de Justicia en el país, no demorarán en empezar a aparecer las inconformidades, desde distintos sectores.

Sin embargo, hoy esas lagunas que tiene nuestro aparato judicial, no se van a secar sencillamente con la llegada de un ilustre ministro como el Dr Juan Carlos Esguerra.

La tarea ahora es apostarle, bajo la dirección del experimentado jurista, a una profunda y necesaria reforma de la Justicia Colombiana, para ahí si empezar a restituir el orden y tapar tantos y tantos vacios que tiene nuestra legislación.

Me parece que acierta el presidente Santos al nombrar al doctor Esguerra y serán ahora las Altas Cortes, la Fiscalía y la Procuraduría con el nuevo Ministro los que tendrán que ponerse de acuerdo para solucionar todas las dificultades en materia de justicia, que ahora califican los analistas como unas de las causas de las crisis sociales, entre ellas el alto desempleo.

Ojalá esta decisión y el nuevo rumbo que empezará a tomar la justicia colombiana sea para bien de todos los ciudadanos. Si algo clamamos los colombianos es un aparato judicial eficiente y hasta ahora con un ministerio o dos ministerios esa eficiencia no se ha dado.

 
Regresar