• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

TENEMOS AFICIÓN Y ESTADIO

Por: Eric Duport Jaramillo

Durante la mañana y la tarde, previo al partido de la Selección Colombia, con el cual se inauguró el estadio Hernán Ramírez Villegas, desde mi oficina pude observar un ambiente de fiesta, todo por cuenta del fútbol.

En las calles, esquinas, en las oficinas y en todos los lugares, el tema más visible tenía que ver con el tricolor nacional, y todo lo que genera entre los pereiranos la visita del equipo patrio como invitado de honor al partido donde los pereiranos volvimos a sentarnos comodamente en el remodelado coliseo.

Ese partido frente a los mexicanos se convirtió en el abrebocas y en el acelerador de quienes nos gusta el fútbol, para animarnos cada día más y prepararnos para asistir a los encuentros que veremos en nuestra capital en el mes de agosto cuando el Mundial Sub 20 llegue a nuestro estadio.

El ambiente mundialista ya está por las calles y las esquinas, y cada día más debemos irnos dando cuenta de que esta oportunidad para mostrarnos ante el mundo entero está más cerca, pero así como llegará, muy pronto será historia.

Luego del mundial tendremos en nuestra ciudad un estadio reconocido en el mundo entero; así como la afición de esta ciudad por el balompié, un deporte que despierta pasiones en cada rincón de la tierra pero que en Pereira despierta la economía, el comercio y la alegría.

Esa afición que cada 8 días ve al deportivo Pereira, así esté de último y candidato al descenso, es una fiel seguidora del fútbol, que unida a otros menos apasionados, generalmente le dan cátedra de compromiso al país cuando de eventos internacionales se trata.

Con semejante estadio, con semejante afición el Deportivo Pereira debería ser el llamado a convertirse en el ícono de todos y permitir que cada vez que juegue, los días previos sean una fiesta para la mejor afición, con el mejor estadio.

Allí no estamos hablando sólo de un espectáculo deportivo sino de un generador de posibilidades laborales para cientos y cientos de ciudadanos fecha tras fecha.

Un muy buen equipo de fútbol para una ciudad como la nuestra que tiene garantizado no sólo escenario, sino público permanente, podría ser el mejor motor para dinamizar distintos sectores de la economía que redundaría en mejores indicadores de calidad de vida.

Una ciudad como la nuestra no puede ser de la B y mucho menos en este momento.
 
Regresar