• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

PACIENCIA Y MUCHO TRABAJO

Por Eric Duport Jaramillo

El país está sufriendo una de las temporadas invernales más críticas de su historia, el saldo de damnificados y departamentos afectados aumentan día a día.

En lo que va corrido del año el saldo parcial de personas afectadas es de más de 200 mil; y desde el año pasado la cifra aumenta a más de 3 millones de personas, con 30 departamentos afectados en todo el territorio nacional.

El invierno no dio tiempo a la recuperación de los estragos del año pasado y ya tenemos más zonas afectadas y un número mayor de colombianos que están en refugios y que han perdido todas sus pertenencias.

El panorama es desolador, las lluvias continúan y según el Ideam se extenderán unos meses más, por eso debemos prepararnos y estar atentos a las recomendaciones de las autoridades para así proteger nuestras vidas y las de nuestras familias.

Además de estar atentos a las instrucciones que den las autoridades locales y nacionales, también nos tenemos que llenar de paciencia porque el proceso de recuperación del país será lento y más aún cuando la temporada de lluvias no cesa.

Proyectos como el Canal del Dique y la recuperación de Gramalote o la Mojana sucreña, que eran prioritarios para el gobierno nacional, no se podrán llevar a cabo en el corto plazo.

Y otros proyectos que seguramente teníamos como tabla de salvación o de desarrollo de las regiones seguramente sufrirán retrasos y probablemente tendremos que esperar para echarlos a rodar.

El Gobierno tendrá que trabajar muy duro, y el gran aporte de los colombianos además de solidaridad, deberá ser la paciencia.

No podemos llorar sobre mojado, el país no estaba preparado para este fenómeno natural y tendremos que aprender de esta experiencia, crecer como país o aprender de otras tragedias como la de Japón donde nos han dado ejemplo de PACIENCIA pero además de cómo hacer las cosas sin aprovecharse de los que sufren.

Tendremos que llenarnos de paciencia pues ante las inclemencias del clima no hay mucho que podamos hacer ya, la mejor manera de colaborar y solidarizarnos es tener responsabilidad, no solo con la gente sino con la buena inversión de los recursos.

Ad portas del tan aplazado TLC, enfrentarlo será un gran reto pues con la infraestructura completamente destruida volvernos competitivos, como lo requiere el tratado, será de arduo trabajo.
 
Regresar