• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

QUE LAS HAY LAS HAY

Por: Eric Duport Jaramillo
 
“Las pérdidas para los departamentos por esta situación (contrabando), que se estiman en 300 millones de dólares, significarían 550.000 personas más aseguradas en el sistema de salud”. Así remata la nota publicada ayer en Portafolio, donde se anuncia un compromiso de parte de la Dian para combatir el contrabando.
 
En hora buena la noticia porque es lo que esperamos todos, pero más allá de los anuncios lo que necesitamos son muy positivos resultados en esta lucha y ello se debe empezar a hacer en puertos y aeropuertos, pues no de otra manera pueden llegar “containers” cargados de productos, que no pagan impuestos, al país.
 
Esos mismos productos que terminan regados en aceras y esquinas de ciudades como Pereira con lo único que contribuyen es con el desempleo, que algunos pretenden hacer aparecer como empleos informales o subempleos.
 
Esos productos de alguna manera llegan a abastecer ese comercio que no compite en igualdad de condiciones y que para llegar a Pereira, por ejemplo, deberían haber pasado por muchos retenes o controles, la pregunta entonces es ¿cómo hacen para llegar hasta acá?
 
Es voxpopuli el tema de los correos de las brujas para traer toda clase de productos, que al ser comercializados en las calles no le podría a uno caber duda que para venderse a esos precios, le falta algún gravamen por pagar, pues de lo contrario ni lo mostrarían.
 
Atacar el contrabando debe hacerse en todos los lugares pero me parece que se debe empezar por los sitios donde se descarga, pues es imposible que semejante cantidad de productos lleguen por unidades.
 
Eso llega por toneladas a puertos y aeropuertos y es fácilmente visible. Su transporte interior también se hace en volúmenes considerables, pues seguramente los costos de transporte unitario no les permitirían ofrecer los productos a bajos precios.
 
El apoyo que podemos ofrecer los ciudadanos a las autoridades es no comprar productos de esta clase, licores sin estampilla o productos sin factura, y el trabajo de las autoridades debe ser continuo, coordinado y contundente para evitar el ingreso al país de éstos.
 
Después que ingresen al país, incautarlos en cada esquina será apenas espantar a unos incautos vendedores, las labores se deben dirigir entonces a atacar esas redes que tienen la capacidad de mantener activos el contrabando a gran escala y los correos de las brujas.
 
 
 
Regresar