• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

VEAMOS LO BUENO

Por: Eric Duport Jaramillo
 
No sé si quienes le dedican tiempo a esta columna conocen el video  del colombo-japonés, que nos ha dado una lección sobre como ver mejor las cosas, es más, sobre como reconocer nuestras potencialidades y de paso entender las riquezas sobre las que habitamos. Ver http://vimeo.com/18737662
 
Pienso que en su alocución, este hombre no sólo motiva a quienes le escuchan sino que de alguna manera explica esos resultados sobre el optimismo que existe en la población colombiana, tal y como lo acaba de anunciar una encuesta de Yanhaas.
 
Y es que ese tema del optimismo no es nuevo por ejemplo quiero recordar el siguiente titular: “El 61 por ciento de los colombianos cree que las cosas van a mejorar”, El Tiempo, 7de octubre de 2010.
 
Creo que eso de alguna manera sirve para paliar ese bombardeo informativo, de cosas negativas, a la que nos someten los medios de comunicación a diario y que al hacerle una radiografía a la primera página de los informativos cualquiera siente la mayor desazón.
 
Por ello insisto tanto en el video de Kenji Orito Díaz, pues su percepción y sus palabras revelan todo eso que nosotros nos empeñamos en no ver y que al desconocerlo permite darle la razón a los apocalípticos.
 
Estoy plenamente convencido que sólo de optimismo no puede vivir la gente en un país, pero seguramente si será más fácil hacer las cosas o transformarlas si se tiene un grado al menos de positivismo.
 
Pero a ese positivismo que existe en la gente hay que agregarle mucha estrategia pues las buenas ideas no florecen solo con optimismo, se requiere de trabajo, disposición y de correr el riesgo, no de otra manera se podrá llegar a alcanzar las metas.
 
Dice Kenji que mucha gente se acostumbró a pedir y habla también de aquellos que insisten en generar pesar como estrategia para que les den dinero.  Seguramente muchos me verán como insensible al avalar esta posición pero al leer ayer los diarios sobre el tema de la indigencia en Pereira, mi respuesta fue: la estrategia del pesar funciona en esta ciudad.
 
Creo que la respuesta de dar dinero a los indigentes no es útil, la de sentir pesar no es útil, pues no generan opciones de vida para ellos y tampoco les permite ser optimistas, al menos para darse la oportunidad de encontrar un nuevo camino.
 
Esa reflexión de Kenji deberíamos hacerla circular y mostrarla a los niños y niñas de todos los lugares de la ciudad para que al menos tengan la posibilidad de escuchar una voz optimista que de alguna manera controvierta esa manera negativa de ver las cosas.
 
 
Regresar