• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

EL FRACASO DEL PICO Y PLACA

Por: Eric Duport Jaramillo
 
El pico y placa nació en el país, específicamente en Bogotá, como una idea innovadora para el control del tráfico vehicular y generar mayor movilidad en la ciudad. Esa medida fue rápidamente exportada a otras ciudades del país y del mundo como un modelo exitoso, que requiere necesariamente de un sistema de transporte masivo que permita el desplazamiento de las personas los días o las horas que la medida les restrinja la utilización de su vehículo.
 
En Pereira, la medida lleva varios años de implementada y sus efectos se han visto en algunos sectores, en especial en el centro. Durante las obras de Megabús se decidió ampliar al medida, obviamente por los graves problemas de movilidad que vivió la ciudad y una vez finalizada la obra, en especial en la avenida 30 de agosto, la medida fue corregida en varias oportunidades hasta llegar a la que tenemos actualmente, luego de varias discusiones en las que se tuvieron en cuenta a diferentes sectores de la economía.
 
El compromiso de las autoridades siempre fue hacer constantes monitoreos para ir corrigiendo la medida en el tiempo y así ir adecuándola de acuerdo a las diferentes épocas y situaciones particulares del tráfico de Pereira. Conocimos la primera medición y nunca más nos fue presentada otra.
 
Pero el fracaso del pico y placa no se debe a esa situación, ni a que el tráfico haya mejorado o no. El fracaso se debe a la concepción que se tiene de la medida y sus fines últimos que cambiaron radicalmente en estos últimos años. No pareciera que el pico y placa tuviera un propósito de controlar y mejorar la movilidad en las calles de la ciudad, por el contrario, nos parece claro que el pico y placa es un medio más, y muy importante, para financiar la secretaría de tránsito y transporte de Pereira.
 
Si esto no es cierto, por qué siguen haciendo retenes de pico y placa al frente de la Cruz Roja y del Pereira Plaza (advierto que ahí partieron a mi esposa) si ni la 14, ni la circunvalar, ni la 17 que son las vías que rodean a la carrera 15, no tienen pico y placa y no sufre de problemas de movilidad. Eso se lo he manifestado tanto al director del Instituto y al Alcalde, y ya lo había escrito en una columna en este medio.
 
Por qué hacen retenes en la carrera 14 por el gimnasio Santé Bleue en los Alpes, en las paralelas de la 30 de agosto que son necesarias para hacer los retornos de la misma, y en tantos lugares que no tienen ningún problema de movilidad?
 
No podemos explicarnos cómo en el aeropuerto Matecaña esa medida se aplicó hasta el año anterior cuando es un sitio de simple tránsito y está cubierto por uno de los corredores de movilidad más importantes, la Avenida 30 de Agosto.
 
Urgente revisión merece la medida y sobre todo propósitos más loables como hacer más transitable la ciudad, el resto solo deja la impresión de que allí necesitan recaudar recursos a como de lugar.
 
 
Regresar