• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

Foro de Ética Empresarial

Por: Eric Duport Jaramillo

(Pereira, 5 de agosto de 2010) El día de ayer los empresarios pereiranos tuvieron la oportunidad de asistir al 4° Foro Nacional de Ética Empresarial y 1° que se desarrolla en Pereira, organizado por Bavaria y apoyado por la Cámara de Comercio de Pereira.

En un evento que por su título llamaría muy poco la atención hace algunos años, se dio una ocupación total del auditorio con representantes de las más importantes empresas del departamento.

Esa presencia masiva de empresarios nos permite entender que existe un fuerte compromiso del sector privado para dar pasos, que más que una moda, se han convertido en necesidades para competir en un mundo globalizado.

No es posible que se hable de ética empresarial sin tener en cuenta a las personas que laboran en las compañías y especialmente a sus directivos, que son quienes deben liderar con responsabilidad y dar el ejemplo a todos sus grupos de interés para permitir ese reconocimiento.

En un artículo publicado por el Diario Portafolio el pasado mes de mayo, el catedrático Juan Manuel Parra escribió lo siguiente: “Ser un patrón de comportamiento y un modelo guía de lo que se considera bueno, obliga a no ceder las convicciones por aquello que parece ser lo más expedito en un momento de crisis, en el que las medidas de desesperación aparentan estar justificadas”.

En un país como el nuestro, se hace cada vez más necesario encontrar ese tipo de liderazgos que lleven a las empresas por el camino de la ética, que permitan renunciar a las oportunidades de dinero o de poder, cuando estas no se obtengan de manera transparente y sobre todo, de forma correcta.

Parte de las acciones que deben empezar a realizar los empresarios es la construcción de códigos de ética o manuales de gobierno corporativo que plasmen aquellos principios y reglas que los empleados de la empresa están dispuestos a respetar para el correcto crecimiento de la organización. Como decía alguno de los conferencistas, esto asegura que las personas busquen y lleguen a la plenitud. Sin embargo, como lo describe el columnista antes citado: “Un código ético o de conducta puede ser una guía importante para el comportamiento profesional, pero no sustituye los principios y motivaciones de quienes los aplican”.

Estamos pues todos en la obligación de construir capital social que permita elevar los niveles de confianza, que en nuestro país están por el piso. Que le dé vía libre a la asociatividad como única posibilidad para crecer sosteniblemente en un mundo globalizado y que nos permita volver a construir a partir del civismo y la solidaridad, una sociedad más incluyente y más preocupada por el ser, que por el hacer y el tener. Todo esto lo debemos hacer desde nuestras familias, pero sobre todo, llevarlo a las empresas que es el lugar en el cual pasamos más tiempo después de nuestro hogar.

Felicitaciones a Bavaria por este tipo de encuentros con los empresarios. Muestra su compromiso con el desarrollo empresarial del país y busca impactar en los temas de mayor trascendencia para el crecimiento de las empresas.

 

 
Regresar