• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

QUE SOFOCO

Por Eric Duport Jaramillo

 (Pereira, 3 de febrero 2010) Creo que nunca antes en nuestra ciudad nos había agobiado una ola de calor como la que en la actualidad se está presentando en todo el país, con graves consecuencias para la economía y para el medio ambiente.

 En estos días el cielo pereirano parece costeño.  Ese cielo que vemos en las temporadas vacacionales en la costa norte de Colombia, completamente azul y sin asomos de nube, se trasladó hasta nuestra ciudad.

 Y aunque los días soleados son ricos la costumbre y el modo de vida nuestro en nada se parece al que se puede llevar en el Caribe, pues aquí no tenemos mar y nuestros ríos no son aptos para que la gente tenga la oportunidad de disfrutarlos.

 Pero aparte de esa situación del intenso calor, lo que más sofoca a los pereiranos son todas las incertidumbres que se ciernen desde fuera de la región y desde la región misma.

 Sofoca la incertidumbre política, que todos los días divide y polariza el país. Sofoca tanta pantalla que le dan al loquito de enseguida que ahora si entró en franca demencia, así como sus seguidores.

 Sofoca que en nuestra ciudad la gente siga tirando la basura por las ventanas de sus vehículos; o en medio de tan prolongada sequía haya inconscientes que laven el carro y el andén y tiren basura a las calles o a los ríos.

 Sofoca que para sacar un pasaporte haya que hacer varios trámites: sacar las fotos en un sitio, reclamar con las fotos y la cédula unas consignaciones; pagar en dos bancos; volver a la gobernación y hacer nuevamente la cola.

 Sofoca que nuestro aeropuerto se nos haya quedado pequeño y sea un lugar incómodo.  Sofoca la falta de mantenimiento de nuestras vías y su deterioro, la inconsciencia de muchos motociclistas y de esos conductores que no respetan las señales de tránsito.

 Sofoca que en una ciudad con tantas potencialidades pensemos como pueblo pequeño. Eso si que sofoca.

 PD: para todos los que acostumbran leerme con mí acostumbrado positivismo de las cosas, este es un desahogo.
 

 
Regresar