• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

LAS OVEJAS CÍNICAS

Por Eric Duport Jaramillo
 
(Pereirea, 6 enero 2010) Empezó el 2010 y ya las cínicas ovejas iniciaron su acostumbrado proceso de justificación ante la comunidad internacional, utilizando a un buen número de desinformados lunáticos que sinceramente no sé qué leen, qué creen, qué les muestran o por dios ¿qué fuman?.
 
Las dificultades propias de nuestro país, muchas veces quieren magnificarlas y volver victimarios a quienes somos víctimas de quienes “defienden” una desgastada, obsoleta, anacrónica y absurda revolución.
 
Señores: los que creen que el comunismo y la revolución bolivariana podrán ser útiles para mejorar la calidad de vida de los habitantes de un país o una región deberán entender que el muro de Berlín cayó hace ya 20 años, que el bloque soviético se despedazó en varias repúblicas autónomas que votan y gozan de las libertades propias de la democracia y el único vestigio marxista está enredado en las barbas de Fidel.
 
Habíamos escuchado absurdos en la vida pero nunca como los de tratar de justificar un acto tan vil y cobarde como el asesinato del gobernador del Caquetá, bajo el pretexto de que se sintieron asediados por el ejército.
 
Y para seguirse lavando las manos dicen que la razón para secuestrar al inmolado mandatario llanero era el de hacerle un juicio revolucionario.  En nuestro país existe un poder judicial con muchos funcionarios que les corresponde decidir, bajo la institucionalidad de la república, la suerte jurídica de los ciudadanos.
 
A ese tipo de absurdos es a lo que las ovejas cínicas llaman luchar por el pueblo y que desafortunadamente tienen buen recibo y sonora difusión gracias a algunos lunáticos, que en distintos lugares del mundo, se hacen los de la vista gorda ante el terror al que siguen sometiendo a los ciudadanos y al pueblo al que dicen defender los militantes del “ejército del pueblo”.
 
Los argentinos que realizaron el documental sobre la insurgencia del siglo XXI y que utilizan alias como sus secuaces, confundieron evidentemente el mate con canabis y la mandioca con la coca; por ello no saben la diferencia entre un campesino que lanza el azadón contra los surcos, con quienes lanzan cilindros de gas con explosivos contra indefensos entre una iglesia; no perciben la diferencia entre quienes siembran papa, yuca y plátano, con los que siembran sombreros chinos que mutilan niños.
 
Regresar