• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

Pereira, un fenómeno difícil de entender

 Eric Duport Jaramillo
 
(Pereira, 13 enero 2010) Últimamente he estado recorriendo la ciudad identificando los proyectos de vivienda que se están construyendo en todos los estratos. La verdad es que termina uno sorprendido por la gran cantidad de proyectos, pero además porque el boom de la construcción no ha hecho caer el elevado índice de desempleo que mantiene a Pereira como la gran campeona nacional.
 
No son pequeños los complejos habitacionales que se construyen en Pereira y en Dosquebradas, son grandes y muchos, lo que llama poderosamente la atención y que nos permite hacernos las siguientes preguntas.
 
¿De donde está saliendo tanta gente con la capacidad económica para comprar vivienda nueva, no solamente la de interés social, sino también la de los estratos medios, a unos precios que no son particularmente económicos?
 
¿Qué pasará con el desempleo en la ciudad el día en que se frene temporal o definitivamente la construcción porque el mercado ya no responde?
 
¿La ciudad se está planificando a la misma velocidad como se construyen los proyectos, la gran mayoría en áreas antes rurales o suburbanas de la ciudad?
 
Son muchas las posibles respuestas, pero definitivamente lo que si queda claro es que Pereira sigue llamando fuertemente la atención de una gran cantidad de foráneos que han visto en ella unas excelentes condiciones de calidad de vida y grandes posibilidades para desarrollar proyectos o conseguir empleo, a pesar del desempleo.
 
Una de las medidas más comunes para afrontar el desempleo es a través de la promoción de la construcción de vivienda, y cuando se trata de ayuda del Estado, pues la de interés social es la que más recursos recibe, eso debe preocuparnos mucho, pues no sé si exista un censo o estudio que identifique cuántas personas o familias de las que están siendo beneficiadas en los proyectos de vivienda de interés social son de Pereira o por lo menos del departamento de Risaralda.
 
Lo cierto es que un alto porcentaje no lo son, ni mucho menos tienen trabajos estables o permanentes lo que va en contravía de la solución que se pretende dar para disminuir los índices de desocupados de nuestra área metropolitana.
 
Es urgente que reflexionemos sobre estos temas, porque ello podrá ser una bomba de tiempo para una ciudad que crece rápidamente tal como lo he venido comprobando con la construcción de los proyectos que les mencioné, sino porque debemos revisar si las políticas de los gobiernos locales y nacional son las adecuadas para enfrentar la grave problemática que nos viene ocupando desde hace más de seis meses.
 
Por lo demás, veo que los constructores locales y otros de Manizales, Armenia, Medellín y Bogotá entre otros, están desarrollando unos proyectos donde se ve cada vez más el mejoramiento de la calidad de vida de las personas, en conjuntos que cuentan con servicios y amoblamientos de excelentes características para sus habitantes. También hemos visto descaches en algunos proyectos baratos en barrios donde tradicionalmente se han construido edificios y casas de gran calidad arquitectónica y constructiva. Ojalá por esos motivos se negaran los permisos.
 
Regresar