• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

PONGAMOS TODOS

Por Eric Duport Jaramillo (21 de octubre de 2009)

 Se acerca la época de navidad y quiero hacer una pequeña reflexión para todos los conciudadanos que poseen vehículo y quienes utilizan el transporte público como opción para desplazarse en la ciudad.

 La hago porque en la primera página de este periódico, el día de ayer, había un par de noticias que deben llamarnos a la reflexión a todos y cada uno de los ciudadanos, pues si ponemos nuestro grano de arena en esta coyuntura, definitivamente vamos a poder sortear mejor las dificultades viales por las que atravesamos.

 Dice este periódico que de 90 mil carros matriculados aproximadamente el 60% rueda por nuestras estrechas vías, es decir, transitan diariamente 55 mil vehículos de Pereira, sin contar los que viene de otras ciudades que son miles.

 Para acabar de completar se iniciaron las obras de la glorieta de la calle 50 que también van a afectar la movilidad ya bastante obstaculizada en el sector de la ciudadela Cuba, por las obras de la avenida San Mateo.

 Del buen uso entonces que nosotros los habitantes le demos a nuestros vehículos, dependerá que nuestra movilidad sea posible y de paso la de los visitantes, que con seguridad se incrementarán para final de año.

 Más allá de las restricciones de pico y placa, es muy importante hacer uso adecuado de las vías, entender que las arterias de la capital risaraldense como por ejemplo la 30 de Agosto, son vías que no permiten parar a los vehículos a dejar o recoger pasajeros y mucho menos a comprar perro caliente como en muchas ocasiones me ha tocado ver.

 No es necesario que los guardas de tránsito estén, libreta en mano, haciendo comparendos, es mucho más importante entender que en esta materia debemos tener una gran autorregulación.  Sí, somos los habitantes quienes debemos dar ejemplo de buen uso de nuestras estrechas vías, para que los foráneos se contagien de ese aporte ciudadano a la movilidad.

 Creo que no es difícil, creo que es más un compromiso personal con la ciudad, una manera de aportarle al bienestar de todos simplemente cumpliendo con algo que es universal, las normas de tránsito.

 Gran parte del buen flujo vehicular está en el respeto a las normas de tránsito, de lo contrario podremos tener autopistas de 16 carriles, vías exclusivas para nuestro transporte masivo y nuestra querida ciudad va a seguir embotellada.
 
 
 

 
 

 
Regresar