• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

AVASALLADORA

¡AVASALLADORA!
Por Eric Duport Jaramillo
6 de febrero de 2008

A pesar de algunas voces radicales que no quisieron entender el sentido de la convocatoria hecha por un grupo virtual en Facebook, la voz de los colombianos, en los distintos rincones del mundo, fue avasalladora.

Así de claro y contundente, así de sencillas son las cosas, las imágenes no fueron inventadas, ni maquilladas, ni manipuladas, son ciertas y evidentes, los colombianos les dijimos no a las FARC y tal vez lo sucedido ayer es el manifiesto popular más grande de la historia nacional.

Además de marcha y manifestación fue la demostración más clara de la solidez democrática del país, la evidencia de que en Colombia existe la libertad de expresión, manifestación y sobre todo, que somos capaces de hacer grandes movilizaciones sin que terminen en disturbios, que los objetivos claros pueden ser alcanzables.

Pero el éxito de la marcha no puede dejarnos tranquilos hasta tanto los secuestrados no regresen a casa, vivos como se los llevaron y sin ningún condicionamiento.

Aquí es donde empieza el trabajo real que cada uno de los colombianos debemos realizar para que estos episodios amargos de la joven historia nacional sólo sean eso, historia, para bien de las próximas generaciones.

La notificación a las FARC del hastío que siente la sociedad en su conjunto fue contundente y sin duda ha trascendido fronteras, pero advirtiendo su tradicional autismo, hay que seguir adelante no sólo con estas iniciativas populares, sino seguirle mostrando a la comunidad internacional la verdadera cara de los guerrilleros colombianos, para que sus actuaciones, rechazadas antes de ayer por más de 10 millones de colombianos, sean rechazadas cada vez más por todo el mundo.

Vale la pena anotar aquí que despertamos de un letargo prolongado, nos sacudimos, pero que no nos pase como suele sucedernos con los terremotos, que luego de reconstruida la casa y pintada la fachada terminamos olvidando todas las recomendaciones y medias de seguridad de los expertos.

Fueron los jóvenes del país quienes nos hicieron reaccionar como reaccionamos, pues cansados de la violencia con la que las Farc le han hecho un inmenso daño al país, fueron capaces de hacer coincidir los sentimientos de todo un pueblo: no más secuestros, no más muertes, no más Farc.

Hoy retumba, en la inhóspita selva, ese grito nacional e internacional que seguramente estará aturdiendo los niños y niñas obligados a cargar las armas, los engañados que empuñan fusiles contra la población civil y obviamente los secuestrados.  Los militantes de las FARC detenidos en las cárceles tampoco los quieren. Estaremos equivocados los colombianos?...Ya los civiles marchamos en la ciudad, ya demostramos que somos más, será que el paso siguiente es ir todos por los secuestrados al monte?.

 
Regresar