• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

SOBRE EL VIDEO DE LA OPERACIÓN JAQUE

SOBRE EL VIDEO DE LA OPERACIÓN JAQUE

Eric Duport Jaramillo

 

Soy muy respetuoso con los medios de comunicación y simplemente quiero dejar plasmada mi opinión sobre un tema que no logro entender y que rebasa mi sentido común. Entiendo que existe un derecho supremo de los medios de comunicación a no revelar sus fuentes y obviamente es entendible, más en un país como el nuestro en el que se mata por una caja de chicles.

 

Quiero pensar que no hubo ningún acto de corrupción por parte del medio de comunicación y del funcionario que entregó los videos de la operación militar más exitosa de la historia de nuestro país, pero me surge la primera pregunta, ¿deben existir responsabilidades penales por ello, y en cabeza de quién?

 

Además ¿debe el funcionario del ministerio de defensa que entregó la información ser procesado con todo el peso de la ley, pues no sólo puso en riesgo la vida de quienes ya la habían arriesgado al entrar en la boca del lobo, sino que puso en riesgo la seguridad de todo un país?

 

Recuerdo que hace un par de semanas se vio empañada, por primera vez, esta operación por las revelaciones de la CNN sobre el uso del emblema de la Cruz Roja Internacional. Ese medio de comunicación presentó la información luego de rechazar el valor que debía pagar por obtener las imágenes que le ofrecía una persona que había tenido acceso a la información. Se notó en ese momento el profesionalismo de la empresa por rechazar claramente un acto de corrupción, pero no existe la obligación del medio de denunciar a quien le propone un acto de esta índole?

 

Espero entonces que en este nuevo caso haya sucedido lo mismo, que no se pagó por la información, o es que trabajar como periodista significa que se vale todo por tener la información? Es decir, tiene el periodista derecho a la doble moral mientras el resto de país se desangra precisamente por ella?

 

La seguridad de los que realizaron la operación quedó en juego pues en algunos apartes del video pueden ser fácilmente identificables personas que estuvieron en el éxito militar.

 

Los detractores del presidente van a tratar de que se vea, la exitosa operación, como un delito, porque despotricar del gobierno y sus fuerzas militares, hasta por sus  buenas acciones, parece un deporte nacional, máxime ahora que la Cruz Roja ha rechazado el uso del famoso peto con su emblema.

 

Sin duda es bueno haber conocido la “verdad” de los hechos pero ¿a qué costo para un país tan absolutamente polarizado? 

 

La pregunta que surge para quienes descalifican la operación es: si ustedes fueran los padres, esposos o familiares muy cercanos de un rescatado, les habría importado si quienes arriesgaron su vida usaron el emblema de la Cruz Roja o dijeron que iban de parte del Santo Padre para engañar a las FARC?, en esta pregunta me voy a atrever a dar un respuesta: ¡NO LES HUBIERA IMPORTADO!.

 

Como lo anuncié al comienzo, son simplemente cuestionamientos a los que ustedes podrán darle respuesta.  Por lo pronto yo creo que antes que la primicia y los supuestos errores cometidos en la operación, está la vida y la libertad de quienes regresaron del infierno.

 
Regresar