• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

OLÍMPICOS Y MUNDIALES: PENSAMIENTOS GRANDES

OLÍMPICOS Y MUNDIALES: PENSAMIENTOS GRANDES

20 de agosto de 2008

 

A muy pocos días de finalizar los juegos olímpicos de Beijing valdría la pena empezar a reflexionar sobre lo que es un compromiso orbital y si bien no somos China, es muy importante tenerlos como referentes ahora que vamos a realizar el mundial de fútbol sub 20 en el 2011.

 

No lo digo porque la inauguración del evento de 2011 tenga que ser similar o parecida en recursos, personas, pólvora, luces, fastuosidad, preparación, grúas, o cámaras. Seguramente eso será lo de menos.

 

China es un país de 1300 millones de habitantes, que si bien en los últimos años ha logrado convertirse en una potencia mundial, no deja de tener iguales problemas que nuestro país a nivel social, mucho más complicados de solucionar que los nuestros por el sólo hecho de la superpoblación.

 

Según los economistas, no más de 300 millones de chinos se han beneficiado de su gran salto económico, es decir, mil millones enfrentan la pobreza.

 

Sin embargo, la idea de realizar las justas olímpicas, como una opción para seguir posicionando su imagen a nivel internacional seguirá viva, pues entendieron que la realización de este magno evento les iba a traer réditos económicos, en materia turística, cultural, deportiva y sin duda en la apertura de China al mundo entero.

 

México tan pobre como Colombia, sustituyó a nuestro país en la realización del mundial del 86 a pesar de su situación económica.

 

Y pongo estos dos ejemplos porque son normalmente las disculpas perfectas de muchos que creen que los grandes eventos son gastos y no inversiones, que no se recuperan con su realización.

 

Ojalá y las oportunidades de realizar grandes espectáculos no se vayan por la borda con argumentos simplistas, pues el mundial del 86 no lo realizamos según cuentas por dificultades económicas, especialmente porque era necesario dotar hospitales, construir escuelas y muchas otras cosas.  Lo triste es que ni mundial, ni hospitales, ni escuelas, ni muchas otras necesidades quedaron subsanadas.

 

Vale también la pena tener en cuenta que ni los fenómenos naturales fueron obstáculo para estos dos países, pues a solo 3 meses de los olímpicos una catástrofe natural sacudió a China y ello no puso en peligro las justas que van camino a convertirse en un memorable eventos por sus marcas, su organización y seguramente sus ganancias. En México haber sufrido un gran terremoto, 7 meses antes de la cita, tampoco impidió que los aztecas cumplieran su compromiso.

 

Unos datos que pueden ilustrar los beneficios de estos eventos: Los Ángeles cosechó por primera vez en la historia de los Juegos Olímpicos un beneficio económico de 3.290 millones de dólares, ocho años después, en 1992, Barcelona logró ganancias por 26.048 millones de dólares. En estos juegos algunas cadenas hoteleras extranjeras de alta categoría reforzaron su presencia en el mercado chino, como Hilton, Rits-Carlton, JW Marriott, Sofitel, InterContinental, Hyatt Regency, Grand Hyatt, Park Hyatt, Shangri-La y Westin, y pusieron en funcionamiento 10 nuevos hoteles de lujo en la capital. El pasado mundial de Alemania, sólo en publicidad, dejó mil millones de dólares.

 

 
Regresar