• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

La pereiranidad de un Coronel ejemplar

Por: Mauricio Vega Lemus 
@MauricioVegaL

Hay un hombre que a pesar de no ser oriundo de estas tierras cafeteras, tierras de civismo y empuje, ha traído grandes satisfacciones a la región, ha contribuido al fortalecimiento de la seguridad, a que los pereiranos recuperemos la confianza por la institucionalidad, a que veamos de manera palpable como nuestra ciudad se vuelve más segura. Este hombre es Gonzalo Ricardo Londoño, comandante de la Policía Metropolitana, bogotano de nacimiento y pereirano de corazón.

Y es que todos los pereiranos debemos estar orgullosos de Londoño. Desde hace dos años que asumió la dirección de esta institución el Coronel le ha dado un vuelco total. Gracias a su gestión Pereira ha recuperado parques como el Olaya Herrera, donde él, abanderado por la ciudad, dispuso de los CAI móviles de la Policía, con los que inició el proyecto Parques Seguros, que ayudó a erradicar de estas zonas de recreación la prostitución, la mendicidad y la delincuencia.

El cambio es evidente. Basta con pasar un fin de semana por estos parques para ver cómo las familias pereiranas salen a ellos a hacer deporte, a descansar y relajarse, a disfrutar en familia, como debe ser.

Pero el deber no ha quitado el carisma de este gran oficial. Si uno tiene la oportunidad de compartir con él puede encontrarse a una persona cálida, que sabe escuchar, que en su faceta personal descresta por el sinnúmero de actividades que sabe hacer. En un torneo amistoso que tuvimos de bolos, nos ganó con creces.

Cómo no se iba a enamorar de Pereira el Coronel. En palabras suyas, en una entrevista que dio a El Diario del Otún, dijo que en Pereira "la gente es muy cálida, aquí hay un regionalismo bien entendido porque el pereirano se siente orgulloso de su tierra, lo dicen las encuestas, pero es una pereiranidad que permite la llegada de otra gente y no ponen problema, este es un cruce de caminos, es la ciudad sin puertas, el padre Cañarte no se equivocó, aquí se siente uno como en casa y todos los que llegamos nos queremos quedar después.?

Lo anterior nos lo ha reforzado cientos de veces. Nos ha contado que quisiera estar siempre y terminar sus días en nuestra ciudad, una tierra llena de contrastes, de paisajes hermosos y de una calidad humana inigualable. Es por esto que constantemente se une a causas humanitarias, cívicas y de construcción de ciudad, e incluso donó a El Primer Ladrillo, para la construcción del Centro de Convenciones de la Región.

Todos los pereiranos nos debemos sentir orgullosos de su gestión, de tener una persona íntegra que ha traído tan buenos resultados, de saber que nuestra ciudad hoy es más segura y que enamora a todos los que llegan a la ciudad cívica de Colombia.

 
Regresar