• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

La lección: juntos podemos lograrlo

Los pereiranos estamos hoy felices con la noticia que entregó a la ciudad el viernes 19 de octubre la ministra de transporte, Cecilia Álvarez Correa.

Los 50.000 millones de pesos que serán invertidos en la modernización del Aeropuerto Internacional Matecaña eran una inversión necesaria y fundamental para la competitividad regional.

Este resultado es la gestión de la unión de esfuerzos de la Alcaldía de Pereira, la Gobernación de Risaralda, los congresistas que representan la región, los gremios en cabeza de la Cámara de Comercio de Pereira y una diligencia excepcional de la ministra Cecilia Álvarez que se puso la camiseta de Pereira para sacar este proyecto adelante y que sustentó ante el Ministerio de Hacienda y la Presidencia las razones para renovar este importantísimo terminal aéreo no sólo para Pereira, sino también para la región. 

Esta noticia es la noticia del año para nosotros los pereiranos. Con este espaldarazo del Gobierno se está demostrando que Risaralda tiene todo el potencial para ser una región competitiva, que podrá mejorar su economía a través del turismo.

Muchas veces insistimos que sin el aeropuerto no habría nada, no habría lugar para el desarrollo, no habría proyecto adicional que valiera la pena, porque no habría cómo llegar. Así mismo destacábamos que Matecaña era ya el aeropuerto regional del Eje Cafetero y que el Gobierno Nacional debería hacer una apuesta fuerte para su renovación. Siendo el aeropuerto la puerta de entrada de la ciudad, el epicentro de desarrollo de región, la inversión del Gobierno era necesaria y nos hacía falta... nos hacía falta desde hace 70 años cuando nuestros abuelos decidieron construirlo con sus propias manos.

Este espaldarazo significa que el Gobierno finalmente entendió la importancia de nuestro terminal y la posición estratégica que tiene nuestra ciudad para el desarrollo del occidente colombiano, porque entender que estar en el centro del llamado Triángulo de Oro, en el cual existe la mayor densidad de población de Colombia, es entender que se tiene la mayor porción del mercado colombiano al alcance de la mano.

Pero la gran lección que nos queda de todo esto es que la unión y el trabajo en equipo son necesarios para conseguir una meta común. 

Es así como debemos seguir trabajando para sacar adelante los proyectos de la región, para que esta siga posicionándose a nivel nacional e internacional, como un centro de desarrollo. Por esto de nuevo quiero agradecer a todos los que estuvimos luchando por hacer esto posible y motivarlos para que sigamos unidos gestionando los demás proyectos que nos permitirán convertirnos finalmente en ¡una región de clase mundial!
 
Regresar