• Imagen no. 1090
  • Imagen no. 1091




Buscar

Boletín de Noticias

Nombre:
Correo electrónico:

Alianzas

PEREIRA DEBE ENRUTAR SU PROSPERIDAD

 

 

Por: Mauricio Vega Lemus

@MauricioVegaL

Los 149 años de vida administrativa que cumplió Pereira el 30 de agosto, son también la narración de una historia contada alrededor de su comercio.

Con diferencia de protagonistas o de puntos de vista, casi todas las historias de Pereira tienen que ver con su carácter comercial, de cruce de caminos, de facilitadora del transporte de mercancías hacia otras zonas del país y de unos habitantes que tienen en su ADN las actividades económicas.

La Cámara de Comercio de Pereira es una de las instituciones más antiguas de la ciudad. El gobierno nacional la creó el 18 de febrero de 1926, y en estos 86 años ha sido protagonista de primera línea de los hechos, de la vida, del crecimiento y de las decisiones de la villa de Cañarte.

Los hombres y mujeres que desde los cargos administrativos o la Junta Directiva de la Cámara han hecho parte de su historia, son los hijos e hijas de Pereira que han velado por sus obras, ejecutorias y por buscar el mejoramiento de la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Y es en virtud precisamente de ese talante comercial, industrial y de motor de la vida y la economía regionales, es que Pereira no puede quedarse del tren de la prosperidad.

Esa prosperidad, va de la mano del impulso de referentes de ciudad como el Centro de Convenciones Expofuturo, que construye la Cámara en concurso con la Gobernación de Risaralda para atraer eventos de carácter nacional o internacional.

También tiene que ver con los programas de formalización empresarial, de los cuales la Cámara es pionera en el país y que redundarán con toda seguridad en el mejoramiento y la calidad del empleo locales.

Ahora bien, la Cámara de Comercio de Pereira es aliada permanente de los gobiernos locales y regionales, para impulsar políticas y medidas que atañen a los sectores público y privado. Pero también es crítica de algunas actuaciones o medidas municipales que en nuestro criterio, son regresivas para la ciudad o no le aportan a su necesaria inmersión en el mapa económico nacional, porque no se concentra en proveer suficientes bienes y servicios que impulsen la competitividad.

Eso es lo que esperan la Cámara de Comercio y la ciudad que cambie, en la medida en que sea posible, hacia el próximo año, cuando estaremos celebrando los 150 años de fundación de Pereira. Una fecha trascendental para la ciudad y que nos dirá también de qué hemos sido capaces en este cercano sesquicentenario.

 

 

 
Regresar